Hermosillo, la posibilidad de vender estrellas

4 de septiembre de 2018 en |Destinos

 

El Año Nuevo Seri, en Hermosillo, Sonora, es una experiencia que verdaderamente toca los corazones de quienes lo viven y que deja en los organizadores la firme convicción de que: “lo auténtico es lo único que logra prevalecer”

Fotos: Cortesía OCV Hermosillo


La emoción es un sentimiento patente en la voz que se escucha del otro lado de la línea telefónica, por momentos desarticulada; pareciera tener dificultad en controlar la satisfacción que provoca el hecho de recordar los rostros de satisfacción y felicidad de quienes han tenido la oportunidad de vivir la extraordinaria experiencia del “Año Nuevo Seri”.


Creo que ya perdí la cuenta de las personas que alguna vez me han dicho: Ya se me olvidó la última vez que vi las estrellas”, dice con gusto, Francisco García Karam, Director General de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Hermosillo, un organismo que tiene muy claro que el crecimiento logrado hasta ahora, por la capital sonorense, se debe en buena medida a que la mayoría de los esfuerzos han estado enfocados, desde el principio, a crear experiencias memorables, capaces de quedar gravadas de manera indeleble en los recuerdos y en los corazones de los visitantes.


Estamos conscientes de que para destacar en el segmento de turismo de reuniones, hace falta contar con buena infraestructura, capacidad hotelera, mejor servicio y una excelente organización, pero, ¿qué pasa cuando ofreces eso y no una experiencia que los visitantes recuerden por mucho tiempo? Pasas a ser un destino más”, agrega García Karam. Hermosillo es unclaro ejemplo donde la vocación llegó antes que la infraestructura, y se ha sabido aprovechar hasta el punto de tener un producto atractivo y vendible como el “Año Nuevo Seri”, que ha comenzado a llamar la atención de propios y extraños.


Para el funcionario, Sonora vive en un mundo dual, en donde el potencial de crecimiento es enorme. “Por un lado, se conoce tan poco del estado, que resulta relativamente fácil complacer a los nuevos visitantes con lugares como la Bahía de Kino o las Dunas de San Nicolás; por el otro, poca gente conoce otros productos turísticos del estado, de tal suerte que promocionar nuestros atractivos y, en particular la capital, es nuestra prioridad.”


Por fortuna, parece que existe un cambio de tendencia en los mercados, y el turismo de reuniones no es la excepción; los visitantes son cada vez más proclives a experimentar nuevos destinos, que les dejen experiencias perdurables y sorprendentes, y lo mismo pasa con los organizadores de eventos.


Suena extraño en primera instancia, pero la persona que dirige la OCV de Hermosillo, piensa en “vender las estrellas”, y no es broma, se refiere a todo un concepto que lo tienen ya muy elaborado, pues parte de la premisa de que “con el simple hecho de voltear la vista al cielo”, se puede iniciar una de las experiencias más bellas de la vida; y como esa, existen muchas más vivencias en Sonora.


El Año Nuevo Seri, en Hermosillo, Sonora
El Año Nuevo Seri, en Hermosillo, Sonora
El Año Nuevo Seri, en Hermosillo, Sonora
El Año Nuevo Seri, en Hermosillo, Sonora
El Año Nuevo Seri, en Hermosillo, Sonora
El Año Nuevo Seri, en Hermosillo, Sonora

Una ruta muy bien trazada

Dirigir la OCV de Hermosillo ha sido una ardua labor y un proceso de aprendizaje constante. “…Comenzamos promoviendo atardeceres espectaculares y hemos ido evolucionado hasta encontrar una hoja de ruta que nos ha llevado a tener un plan muy bien estructurado, el cual, a la larga, sabemos que dará muchos frutos. Uno de los ejes principales fue la creación de la marca Hermosillo, la cual ya se está convirtiendo en un elemento importante para la ciudad, y se espera que dentro de pocos años sea reconocida en todo el país”, comentó García Karam.


De acuerdo con lo establecido en el plan, la meta es convertir a la capital en el destino líder en turismo de reuniones del Noroeste de México; sin embargo, el reto no es fácil, “…si bien queremos lograr este objetivo, debemos tener en cuenta que en los últimos años, los destinos del norte de México han trabajado de manera espectacular; ciudades como Chihuahua, Ciudad Juárez, Tijuana, y Culiacán, son destinos que se han ganado ya un lugar importante, lo cual, por otro lado, ha venido a fomentar una competencia muy sana”.


La estrategia de la capital sonorense es pelear primero el mercado regional, consolidarse en este y crecer a la par de la demanda, pues a decir del director de la OCV, no tiene caso en este momento pretender competir con los grandes jugadores de la industria, si aún existen muchas áreas para crecer. “A lo largo de estos años, todos los que conforman la oficina han estado sometidos a un intenso proceso de aprendizaje, lleno de tropiezos y triunfos, unas veces amargos, otras muy satisfactorios.”


Con la certeza de que lo que ofrece Hermosillo es digno de mostrarse, el siguiente paso apunta al crecimiento en infraestructura, una asignatura que, si bien no ha crecido con la celeridad que muchos quisieran, tampoco se ha detenido. No obstante los grandes esfuerzos que se han hecho en materia de turismo de reuniones, este segmento necesita estar apoyado por otras actividades y productos turísticos que complementen la oferta, y Hermosillo los tiene. De hecho, uno de los más grandes atractivos del estado es la dualidad que existe entre el mar y el desierto, que la hace atrayente para todos los visitantes.


Aventura, diversión y gastronomía

De modo que si tu idea es disfrutar de espectaculares atardeceres y tardes relajadas, o bien, planear un largo itinerario de actividades de deportes extremos, estás en el lugar correcto.


Comenzando por el centro de Hermosillo, un recorrido por sus calles esperando el atardecer y disfrutando de los paseos en el trolebús turístico, es una magnífica forma de explorar este destino; de igual forma, visitar la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, es una parada obligada. Y no puedes pasar por alto llevarte una de las mejores postales de esta ciudad, acudiendo al mirador del Cerro de la Campana, que te regala una vista espectacular de la capital.


Si eres amante del beisbol, es necesario mencionar que Hermosillo es la casa de una de las más famosas escuadras de la Liga Mexicana de Beisbol, los Naranjeros de Hermosillo, y que asistir a uno de sus partidos es una de las actividades que no te pueden faltar.


El pueblo de Magdalena de Kino es otro de los puntos imprescindibles en el recorrido, sin duda uno de los mágicos lugares que podrás encontrar en este viaje; una localidad enclavada entre el desierto y el mar, de maravillosos paisajes, autenticidad y belleza natural. Dicen los que conocen que no existe espectáculo más cautivante que abandonarse a la contemplación de su cielo estrellado. Te invitamos a comprobarlo.


Algo que no debes olvidar es probar las delicias gastronómicas que ofrece este destino, que por décadas ha sido famoso a nivel nacional, por su exquisita carne asada, pero también su cocina de mar, de modo que toda su gastronomía está plagada de una explosión de sabores.


Carnes, quesos, mariscos, todos producidos en la localidad y preparados por las manos expertas de chefs locales para hacer las delicias de los comensales, de modo que no puedes terminar tu viaje sin haber saboreado una tortilla de harina acompañada de un jugoso corte, y para finalizar, una tradicional coyota.

El Año Nuevo Seri, en Hermosillo, Sonora
El Año Nuevo Seri, en Hermosillo, Sonora
El Año Nuevo Seri, en Hermosillo, Sonora